Roatan, Honduras. El entorno acuático.

Esta isla caribeña es el paraíso de los turistas que buscan arenas claras y mares tibios. Pero lo es aún más para los buceadores, ávidos de aguas cristalinas, peces multicolores y corales submarinos. Roatán parece un nombre lejano para los oídos de esta parte del continente, pero compañías como Copa Airlines ya tienen buenas rutas hacia esta isla paradisíaca.

 

Viajar a Roatán, en Honduras, es lo más parecido a un documental de Jacques Cousteau que alguien pueda recordar. Claro que en versión ‘siglo XXI’, porque esta isla caribeña está cada vez más acondicionada por la mano de las últimas tecnologías, y así lo demuestran las famosas cadenas hoteleras que se han instalado ya en la isla. Y otras grandes están por llegar: las terminales y los edificios de la Royal Caribbean y la Carnaval; y el Westin Resort & Spa Roatan, que se inaugurará a mediados de 2008. No por nada el diario norteamericano The New York Times la puso dentro de su lista de 53 lugares para visitar el 2008. Roatán, que en lengua autóctona quiere decir ‘Reino celestial’, parece una isla que vive en un eterno estado de sopor y, sin embargo, esa puede ser una de sus principales virtudes, pues por fortuna todavía hay lugares de apariencia virginal y cándida. Sus extensas playas con increíbles fondos marinos son una buena muestra.

Roatán conforma, junto a Utila y Guanaja, las llamadas “Islas de la Bahía”. Es la más grande de las tres, y por lo mismo, quizás, tiene también uno de los arrecifes de coral más impactantes del mundo. El segundo más grande luego de Australia, si se busca la precisión. Es por ello que Roatán es sin dudarlo uno de esos sitios que los amantes del buceo añoran como si fuera su propia meca. La isla está acordonada por una cadena montañosa que la recorre como si quisiera protegerla de los extraños turistas que la miran desde afuera. Pero de todas formas, los extraños llegaron, y se instalaron al lado de los garífunas, (como se conoce a los descendientes de los esclavos negros que los ingleses trajeron durante el siglo XVIII) para darle cuerda a un turismo cada vez más emergente. Los garífunas, eso sí, no se fueron a ningún lado y hoy habitan una de las localidades más autóctonas de la isla: Punta Gorda.

Otros sitios de interés son West End y West Bay, en donde se concentra la mayor oferta turística y hotelera. En este último, una buena opción es quedarse en el Paradise Beach Club, resort de tipo familiar que cuenta con habitaciones y departamentos para todo los gustos, bar sobre la arena, tres restaurantes y una heladería (www.paradisebeach.com). El pueblo con más habitantes es Coxen Hole, pero si se quiere ver algo realmente pintoresco, una buena idea es ir en algún bote-taxi al Oak Ridge, un balneario con palafitos de colores y casas que hacen recordar que esto sigue siendo Honduras

 

 

En Roatán hay más de cien puntos especiales para sumergirse, extasiarse mirando el fondo marino y conocer miles de especies acuáticas. Tantas, que retener sus nombres se hace imposible. Corales, peces y vegetación marina son algunas de las bondades que podrán apreciar los buzos expertos, pero también aquellos que no lo son tanto, pues los sitios para practicar este deporte cubre todos los niveles de experiencia: desde el de superficie hasta en profundidad.

Tiburones, meros, pulpos, erizos de mar y estrellas de múltiples colores y especies, pueden ser vistos incluso de noche, porque los gusanos fluorescentes de mar y el plancton iluminan las aguas casi como si hubiera luz natural. Eso, sumado a la buena visibilidad (que va entre 24 y 37 metros) y a las cálidas temperaturas, que pocas veces bajan de los veinte grados, forman un espectáculo único para los noctámbulos. Algunos de los sitios más populares de buceo en Roatán son el West End Wall (para buceo de profundidad), Doc´s Elbow (para buceo nocturno) y la Barbaretta Wall.

No hay que olvidar que Roatán fue una de las islas más cotizadas por los españoles cuando éstos descubrieron América, por lo que muchas de las añosas naves que alguna vez naufragaron por la zona, aún permanecen hundidas, imperturbables al paso del tiempo y el agua. Todavía hacen eco los nombres de piratas como Henry Morgan, John Coxen, Van Horn, William Jackson o Morris. Probablemente, hasta el propio fantasma de Cousteau se pasea por sus playas.

Datos de Ruta

Copa Airlines vuela hasta Tegucigalpa, capital de Honduras, desde US$849 más impuestos. Luego hay que viajar a la ciudad de La Ceiba, donde salen avionetas privadas y un ferry a Roatán. De Tegucigalpa a La Ceiba el viaje en avioneta dura 45 minutos aproximadamente, y hay pasajes desde US$220 en Atlantic Airlines, Aerolíneas SOSA e Isleña Airlines. Finalmente, para llegar a Roatán desde La Ceiba, salen avionetas cada 90 minutos desde US$50 en Isleña o SOSA. El cruce a la isla en ferry con Safeway Maritime cuesta US$25 con salidas a las 07:00 y 14:00 horas.

Copán

Con sus pirámides escalonadas en la frontera de Honduras con Guatemala, Copán es uno de los sitios más emblemáticos de la ruta maya. Estas ruinas hondureñas son un buen paseo para quienes se encuentren en la zona y no quieran perderse el misticismo de añosas culturas. Conocida como la ‘Ciudad del Arte’, uno de sus mayores atractivos es “La escalinata Jeroglífica”, que reúne cerca de 2.500 glifos esculpidos en la parte anterior de sus 63 peldaños. El parque está dividido en 5 zonas contando la escalinata: El Juego de Pelota, La Gran Plaza, La Acrópolis y los Túneles. Para quienes deseen visitar las ruinas por más días, el pueblo ofrece alojamientos de primera. El Hotel Marina Copán (www.hotelmarinacopan.com), posada de estilo colonial, es un buen ejemplo.

 

Fuente: Blog de Giganetglobal ( http://blog.giganetglobal.com/travel_time/2008/01/roatan-honduras-la-vida-acuati.html )

Be Sociable, Share!
Share this Post[?]
        

Deje un comentario