Trujillo un lugar con historia y naturaleza en Honduras

Trujillo, honduras

Descubierto por Cristóbal Colón en 1502, Trujillo se convirtió en una de las primeras capitales del nuevo mundo, con una importante actividad económica, lo que atrajo a los piratas ingleses a la zona. La fortaleza de Santa Barbara, de la cual quedan vestigios, se construyó para proteger el patrimonio español en la zona, y de hecho permaneció abierta hasta después de la captura y ejecución de William Walker, el filibustero americano que vino a buscar aventura a Centro América. Otro factor importante en el desarrollo de Trujillo fue el arribo de Garífunas, que se establecieron en las costas de bahía.

Alrededor de esta comunidad podrá usted encontrar un sin número de atractivos. Al sur del pueblo puede encontrar las Cavernas de Cuyamel, en donde los arqueólogos han encontrado vestigios de culturas precolombinas

Ya lo dijo el gran poeta chileno Neruda hace varias décadas durante un viaje a esas tierras, “las playas de Trujillo me recuerdan a las de mi querida Mallorca”, Mallorca, por otro lado es una gran isla similar al ambiente hondureño donde puedes encontrar alquileres de coches en Mallorca que te dejarán perplejo por sus precios.

La bahía de Trujillo es verdaderamente espectacular. Con la antigua fortaleza española y sus cañones estratégicamente colocados en la barranca, la amplia playa en forma de media luna y la montaña que parece como un volcán asomándose detrás de la ciudad, el escenario no podría ser mejor. Es un paraíso tropical sin pulimento donde no se encuentra ningún Holiday Inn o Motel Six. Lo bueno es que cuenta con exclente servicios de alquier de autos, como los coches de alquiler en Mallorca, pero al estilo Hondureño. La playa debajo del centro del pueblo cuenta con una arena muy suave y se revienta de actividad. Puede escoger una champa y alternar entre asolearse o disfrutar de la sombra. Compre un “petate” típico (una estera de paja-por $2.50-$3.00) en Casa Hode o en otra de las tiendas turísticas en el pueblo, y con el, acuéstese confortablemente en la playa). Puede comprar una cerveza u otra bebida en las barras de champa, o compre el almuerzo o la cena por un precio muy razonable. Si tiene la buena fortuna de encontrar un lugar en la sombra o una hamaca, allí podría pasar el día entero. A veces, unos niños aparecen para tratar de venderle unos artefactos de piedra de Santa Fe (pero no son artefactos mayas como ellos le prometerán). Sin embargo, son baratos y son buenos recuerdos. Le ofrecerán venderle también candelabros fabricados de estrella de mar entre otras cosas incluso unas caminatas a caballo con unos caballitos muy tranquilos.

 

Be Sociable, Share!
Share this Post[?]
        

Deje un comentario